Recollida de signatures

Recollida de signatures

L'escrit que trobareu a la primera entrada del bloc i tota la informació que hi anirem afegint es presentarà al Departament d'Ensenyament i mirarem que tingui la màxima difusió possible. També el farem arribar a la premsa i les institucions oportunes. Tothom que estigui interessat a subscriure el document a favor de la jornada contínua pot enviar el seu nom, DNI i professió a:

porlajornadacontinua@gmail.com.


martes, 24 de abril de 2012

La cronopedagogía y la jornada escolar

Una de las cosas más interesantes (y fueron muchas) que se dijeron en el II Congreso sobre Jornada Continua que tuvo lugar este mes en Barcelona fue la valoración de la jornada escolar desde la perspectiva cronobiológica.


Y es que la ciencia viene a confirmar algo que muchos intuíamos o sabíamos porque lo hemos sufrido en nuestras propias carnes y en las de nuestros hijos: la peor franja horaria para llevar a cabo actividades que requieran esfuerzo intelectual es la comprendida entre las 14.00 y las 16.00 horas (Asensio, J. M., Cronobiología y educación, Fermoso, P (ed.), 1993). En cambio, el intervalo idóneo es el que va de 9.00 a 14.00 horas. También se considera óptima la franja horaria que va de las 16.00 a las 18.00 horas, siempre y cuando se haya respetado anteriormente la necesidad de descanso en la franja de menor rendimiento (14-16 horas). De lo contrario, la fatiga hace mella en la capacidad de concentración y el rendimiento de las personas, por lo que no llega a producirse ese segundo pico de concentración y actividad.
A continuación reproduciremos un documento sobre Psicopedagogía del doctor Francesc Xavier Moreno, psicólogo, pedagogo y autor de numerosas publicaciones en el campo de la psicopedagogía que también se puede consultar en su web personal: http://personal.telefonica.terra.es/web/fxmoreno/. Creemos que de su lectura se pueden extraer conclusiones importantes para el tema que nos ocupa.





Introducción
Es de todos sabido que los seres vivos seguimos unos ritmos biológicos, concretamente en nuestra
especie tenemos numerosos ejemplos : un tiempo de vigilia y otro de sueño diario, el ciclo ovárico
femenino, un tiempo en el que nos debemos alimentar, unos ritmos hormonales, térmicos,
metabólicos, electrocerebrales, etc. El estudio de estos ritmos lo realiza la cronobiología. Así,
(Reinberg, A. 1979: 36) nos define este ámbito de conocimiento como: el estudio de la estructura
temporal de los organismos, de sus mecanismos y de sus alteraciones. Fruto de la cronobiologia y
en un intento de ir perfilando sobre el tema, aparece una segunda disciplina denominada
cronopsicología dedicada al estudio de la actividad rítmica del cerebro. Se ha podido comprobar
que existen diferentes aspectos comportamentales cuya variación presenta regularidades cíclicas
(Estaún, S. 1985: 205).

Siguiendo este proceso, llegamos al ámbito escolar y dentro de la cronopsicologia intentamos
estudiar la sintonía que existe entre las características biopsicológicas de los individuos y el
aprendizaje, es decir, el estudio de los ritmos biológicos desde la perspectiva de la educación; con
ello nos referimos a la cronopedagogía destinada a planificar su intervención sobre el alumno
teniendo en cuenta sus necesidades de descanso en función de sus ritmos de actividad cerebral.
En otro sentido, la alteración de estos ritmos por causas endógenas o exógenas , es decir, factores
externos que modifican nuestros ritmos biológicos y por su causa quede afectada nuestra salud o
bien patologias internas que incidan sobre nuestros ritmos agravandose las mismas nos llevan a
hablar del término cronopatologia. Battestini, R. (1982).

Finalmente queremos resaltar la utilidad de los citados conocimientos para el docentes,
seguidamente expondremos de manera detallada los periodos horarios donde tendremos nuestros
alumnos con mayor activación cognitiva, de atención, memoria, etc; así como aquellas situaciones
que por alterar sus ritmos biológicos, tendrán un papel entorpecedor en sus niveles de rendimiento.
También hablaremos de qué tiempos son más adecuados para las asignaturas de carácter
instrumental, así como cuáles deben ser los tiempos de descanso para evitar la fatiga de nuestros
dicente.

La cronobiologia del ser humano
Las oscilaciones que presentan los diversos factores ambientales se deben a ritmos cósmicos,
siendo estos quienes han dado cuenta de los ritmos biológicos y culturales a través de la evolución.
Un ejemplo claro lo tenemos con la luz del día que coincide normalmente con el periodo de vigilia
y la noche con el tiempo de sueño.

La ritmicidad se caracteriza por su aparición a intervalos regulares de tiempo; este fenómeno puede
presentarse de manera intermitente y con una intensidad constante o bien , por el contrario,
mostrando una variación continua y regular de la intensidad en función del tiempo.

Los ritmos biológicos de los seres humanos se deben a una información hereditaria de nuestra
especie. Un ejemplo es la correlación positiva de la tasa de catecolaminas en sangre con la vigilia
activa que correlacionan negativamente con la variable fatiga. Asensio, J.M. (1993)
Los factores endógenos o exógenos del individuo pueden ser el origen de alteraciones especificas
de su ritmicidad.

Como ya hemos indicado anteriormente, según cada sujeto, la ruptura de los ritmos endógenos
puede ocasionar cronopatologias, de las que ya hablaremos con más amplitud seguidamente.
Dichas disincronias pueden provocar alteraciones tanto físicas como psíquicas.
El "síndrome del lunes" es un ejemplo claro de los efectos que se producen sobre nuestro
organismo al someterlo a horarios inhabituales de sueño y alimentación. De lo que podemos
deducir que la resincronización de nuestro cuerpo no es un proceso que se realiza de manera
inmediata.

En el caso que nos ocupa, el contexto escolar, "la ruptura de ritmos biológicos explica , sin duda,
algunas de las situaciones de bajo rendimiento que se dan tanto dentro del ambiente escolar como
laboral" (Asensió, J.M. 1993:89) en este mismo sentido, el citado autor nos afirma : "La
constatación de la naturaleza rítmica de las funciones que se dan en el organismo, es decir, de la
existencia de unos máximos y unos mínimos de actividad que se repiten cíclicamente, orientan ya,
de una manera genérica , sobre la importancia del momento escogido respecto al éxito de la
intervención educativa".

Estudios realizados sobre la temperatura de nuestro cuerpo concluyen en el hecho de que la
temperatura asciende por la mañana, se estabiliza por la tarde y desciende a partir de las 22 horas
aproximadamente. Estaún, S. (1995). Hacemos mención de este hecho ya que en dichas
investigaciones se ha encontrado una correlación directa con el rendimiento psicofisiológico de
los individuos. Por este motivo, la rentabilidad de la cronobiología en la escuela depende de la
sintonía que se establezca con las características biopsicológicas de los alumnos.


La cronopsicología
Como ya hemos indicado anteriormente, la cronopsicología estudia los ritmos del ser humano
centrados en su actividad cerebral. El estudio de la actividad rítmica del cerebro nos ha permitido
conocer, entre otras, los periodos de mayor o menor aptitud para el trabajo intelectual (Asensió,
J.M. 1993:89).

Dada la amplitud de estudios y de conocimientos que existen sobre el tema centraremos la atención
en uno de los principales ritmos cronopsicológicos como es el binomio sueño/vigilia.
La necesidad de dormir puede variar significativamente de un sujeto a otro en función de la edad,
un alumno de educación infantil debería dormir cada día un mínimo de 12 horas, en el caso de los
alumnos de la Educación Primaria Obligatoria (EPO) su tiempo de sueño ha de ser de 10 horas al
día y los alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) de un total de 9 horas diarias. En las
edades adultas es recomendable un mínimo de 8 h. de sueño cada día. Plaza, (1977), Estivil, (1997),
Buela-Casal, G. (1999).

No obstante, la necesidad de dormir no está supeditada únicamente al numero de horas de descanso
sino también al cumplimiento de las fases del sueño con movimientos oculares rápidos (MOR) o sin movimientos oculares rápidos (NO MOR). Un individuo que no realice adecuadamente la fase
MOR y NO MOR manifestará toda una serie de trastornos específicos asociados a las mismas y un
incremento, en la noche siguiente, del tiempo que normalmente se dedica a la fase no cumplida.
Asensio, J.M. (1993). Los sueños MOR están vinculados al hemisferio izquierdo (ensueños lógicos, racionales) está relacionado con el metabolismo recuperador de la fatiga psíquica (trabajo intelectual. ) y el NO MOR al hemisferio derecho (visuales, fantásticos, ilógicos) y además tiene relación directa con la
recuperación de la fatiga física corporal y la restauración de las reservas energéticas, en el estadio
IV de esta fase aumenta la segregación de la hormona somatotropa con funciones de desarrollo en
los niños y fisiológica en los adultos (regulación de los niveles de colesterol, hormona sexual, etc )
Rösler, H. (1967) y Poulizac, H. (1979) establecieron una correlación positiva entre insuficiencia y/o alteración del periodo de sueño y problemas de crecimiento y en el rendimiento escolar de los niños. Por ello se desprende la importancia de que el ser humano mantenga una buena higiene del sueño ya que este repercutirá directamente sobre su rendimiento físico e intelectual.

La cronopedagogía y el rendimiento escolar
Con lo que hemos visto hasta ahora, el pedagogo puede planificar su intervención sobre el alumno
teniendo en cuenta sus necesidades de descanso y ritmos de actividad cerebral con la finalidad de
poder aumentar su eficacia de aprendizaje.

La disincronia de los ritmos biológicos es una de las principales causas de fatiga. La fatiga
acumulada de lunes a jueves y la expectativa de los días festivos del fin de semana -según Testu
(1992)- hacen del viernes un mal día, una jomada poco apta para el desarrollar un buen trabajo
escolar., convirtiéndose los días centrales de la semana los mejores para la docencia.
Durante el periodo de vigilia cada dos horas aproximadamente, se produce un descenso en nuestro
nivel de vigilancia y por tanto de atención sostenida. Dentro de estas dos horas , se ha comprobado
que el máximo rendimiento se da a partir de los 45 minutos de trabajo continuado. Por este motivo
será importante cada dos horas realizar un pequeño descanso.

Otro aspecto que tendremos en cuenta es el hecho de que cada 90 minutos aproximadamente, se
activa uno de nuestros hemisferios cerebrales, por este motivo, es conveniente alternar en el
discente el tipo de actividad a realizar. Recordemos que el hemisferio izquierdo está relacionado
con el trabajo más intelectual donde predomina el razonamiento y el hemisferio derecho está
relacionado con los aprendizajes más visuales, plásticos y de expresión en general.

Referente a las franjas horarias de mayor rendimiento los estudios realizados, Asensio, J.M. (1993), nos dan como intervalo idoneo el comprendido entre las 9 y las 14 horas, siendo óptima la franja entre las 10 y las 12 h. Por la tarde el espacio de tiempo de mayor rendimiento está entre las 16 y las 21 horas, tambien considerándose como óptimas las horas comprendidas entre las 16 y las 18 horas. Por el contrario entre las 14 y 16 horas se da el punto más bajo de activación y de eficacia cognitiva. 

En este sentido no es conveniente a primeras horas de la mañana realizar tareas que requieran gran
carga de energía de los alumnos, mejor que éstas sean progresivas ya que sino podemos hipotecar
el rendimiento del resto del día.

La confección de horarios escolares es una tarea compleja y que normalmente responde
exclusivamente a criterios organizativos y a políticas determinadas del personal docente, no
obstante seria importante añadir como criterio para la confección de horarios los cronopedagógicos
con la finalidad de buscar aquellos horarios que favorezcan mejor y potencien el rendimiento de
nuestros alumnos.

Independientemente de las horas de mayor activación cerebral expuesta anteriormente, hemos de
tener en cuenta que los niveles de atención sostenida y de memoria van aumentando
progresivamente a lo largo del día siendo inferior por la mañana que por la tarde.

Las cronopatologias y sus efectos adversos en la actividad escolar
Dentro del amplio abanico de las cronpatologias, centraremos nuestra atención en la fatiga
patológica en la que entre otros factores juega un papel desencadenante las alteraciones
cronobiológicas. Por ello inicialmente trataremos el concepto de carga de trabajo para
posteriormente poder hablar de fatiga.
Al conjunto de exigencias psicofísicas a las que se ve sometido el alumno a lo largo de la jormada
escolar se considera carga de trabajo. La actividad escolar mayoritariamente supone una carga
cognitiva, de esfuerzo mental por su continuo tratamiento de la información.
La carga mental está determinada por la cantidad, el tipo y el tiempo que de forma continuada el
alumno debe manejar la información. A todo ello debemos añadir las condiciones ambiéntales en
las que tiene que realizar dicha tarea, la capacidad de respuesta de cada discente (edad,
personalidad, nivel de aprendizaje, estado de fatiga, etc.) así como las condiciones extraescolares
del alumno (clima familiar, relaciones afectivas, etc-).
Entenderemos por fatiga "normal" la que siente una persona durante o después de realizar de forma
continuada una tarea, siempre que ésta desaparezca posteriormente tras un periodo de descanso.
Consideraremos la fatiga patológica bajo el término de fatiga crónica cuando se va repitiendo un
nivel de actividad o de atención elevada, de tal manera que los descansos no son suficientes para la
recuperación.
La sintomatología de la fatiga crónica es permanente y se caracteriza por: Irritabilidad, exceso de
preocupaciones injustificadas, falta de energía, insomnio y alteraciones psicosomáticas (
sintomatología digestiva, arritmias cardiacas, mareos, pérdida de apetito, etc.) situaciones
patológicas que derivan en el incremento de los índices de absentismo escolar. Bestraten, M. et al
(1994)
Para finalizar será importante reflexionar sobre la necesidad de respetar los tiempos biológicos de
nuestros alumnos para potenciar, por un lado, su rendimiento, y por otro, reducir sus niveles de
fatiga.


En este sentido también deberemos concienciar a nuestros alumnos sobre la importancia de que
ellos respeten y cuiden sus ritmos biológicos, especialmente los tiempos de sueño y vigilia, ya que
una de las principales causas de fatiga es el incumplimiento de los tiempos de sueño.


Bibliografía:
ASENSIO, J.M. (1993) Cronobiología y educación en FERMOSO, P. (Ed.) El tiempo educativo
y escolar. PPU. Barcelona.
BATTESTINI, R. (1982) L´home i el seu entorn. F.S.V.C. Barcelona.
BESTRATEN, M. Et al (1994) Ergonomía. INSHT. Madrid.
BUELA-CASAL, G. y SIERRA, J.C. (1999). Los trastornos del sueño. Pirámide. Madrid
ESTAÚN, S. Hacia una cronopsicología. Cuadernos de psicología. 1985, II, 201-207.
ESTAÚN, S. (1995) El tiempo instruccional en FERMOSO, P. (Ed.) Psicologia de la Instrucción.
Sintex. Madrid.
ESTIVIL, E. y BÉJAR, S. (1997). Duérmete niño. Plaza & Janes. Barcelona.
PLAZA, J. (1977). Puericultura. Jims. Barcelona.
POULIZAC, H. (1997). Le temps du someil chez l´enfant. Stok. París.
REINBERG, A (1979). L´home malade tu temps. Stock. París
RÖSLER, H.D. (1967). Leistungshemmende. Faktoren in der Umwelt des Kindes. J.A. Barth.
Leipzig.
TESTU, F. (1992). Cronopsicología y ritmos escolares. Masson. Barcelona.


Francesc Xavier Moreno.
Doctor en Psicología  y licenciado en Pedagogía
Profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona









No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada